Embarazo y mutaciones genéticas en el feto

Ser portador de un gen mutante normalmente no tiene ningún efecto y es inofensivo. Casi todos nosotros tenemos un gen mutante en nuestra configuración genética. En algunos casos puede tener un efecto perjudicial.

Cuando esta a punto de generarse una nueva célula cada mitad del ADN se duplica a si misma. Las nuevas cadenas creadas de ese modo son genéticamente idénticas a los cromosomas originales.

A veces, cuando una célula se divide y duplica su material genético, el proceso de copia no es perfecto y se produce un fallo. Esto provoca un pequeño cambio en la estructura del material genético.
Los efectos de un gen mutante dependen sobre todo de si es transportado por un ovulo fusionado con el espermatozoide, o si es un defecto del ultimo proceso de copia de las células corporales. Una mutación en el ovulo o el espermatozoide se reproducirá en todas las células del cuerpo y puede provocar una enfermedad genética como la fibrosis cística. En el peor de los casos, una celula somatica mutada se multiplicara para formar un grupo de celulas anormales en una zona especifica. Esto puede tener solo un efecto menor en esa parte del cuerpo, o puede causar una deformidad o enfermedad. Normalmente esta clase de mutación se desencadena por una influencia exterior como por ejemplo la radiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *