El centro de la atención.

Si, antes de nacer el bebe, disfrutabas de ser el centro de atención, que las personas preguntaran por ti y tus amigos y familiares te buscaran al entrar en tu hogar, entonces no deberías haber tenido un bebe:

Amiga: Es encantadora.
Ella: No puedo parar de besarla. Es tan linda.
Amiga: Lo se, es adorable.
Tu: (Entras desnudo, restregandote la cabeza, angustiado). Me caí por las escaleras. Debo de haber estado inconsciente por horas. Incluso los perros me arrancaron un pedazo de brazo. ¿Nadie me vio?
Amiga: Pensé que solo estabas descansando. ¿Estas bien?
Ella: Está bien (Hacia ti) Ten mas cuidado. Y no sangres sobre la alfombra. (A la amiga) Ay, mira, esta tratando de hacer caca.
Amiga: Ahhhhhhh. 

Fuente: Jeff Green – Guía de auxilio para futuros padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *