Mamas después del embarazo.

Intenta no ser demasiado torpe cuando estés cerca de una nueva mama. Puede ser muy quisquillosa a causa de factores estresantes, como la falta de sueño, las visitas que critican, etc. Incluso despertar accidentalmente al bebe (que a ella le costo horas dormir), por ejemplo, puede derivar en consecuencias violentas, muy probablemente con el objeto que tenga mas a mano:

Amiga: ¿Como murió?
Ella: Con un sacaleches. Lo sujete sobre su rostro y le succione todo el aire de las cavidades corporales.
Amiga: ¿No se escapo?
Ella: No. Yo tenia puestas las pantuflas, nunca me escucho venir. Sintió un vaho de colonia para bebes y luego todo se volvió blanco.
Amiga: Que ingeniosa.

Mamitas apetitosas

Es el fenómeno moderno de las madres bien producidas manejando una 4×4 vestida con un atuendo sexy para el gym y zapatillas del mismo color que las de sus hijos. No se debe confundir con las mamis sórdidas o canallas, que también visten ropa de gym pero prefieren combinarlos con tacos aguja y un visible látigo gris gastado mientras registran el estado de búsqueda de su próximo compañero de reproducción.

El centro de la atención.

Si, antes de nacer el bebe, disfrutabas de ser el centro de atención, que las personas preguntaran por ti y tus amigos y familiares te buscaran al entrar en tu hogar, entonces no deberías haber tenido un bebe:

Amiga: Es encantadora.
Ella: No puedo parar de besarla. Es tan linda.
Amiga: Lo se, es adorable.
Tu: (Entras desnudo, restregandote la cabeza, angustiado). Me caí por las escaleras. Debo de haber estado inconsciente por horas. Incluso los perros me arrancaron un pedazo de brazo. ¿Nadie me vio?
Amiga: Pensé que solo estabas descansando. ¿Estas bien?
Ella: Está bien (Hacia ti) Ten mas cuidado. Y no sangres sobre la alfombra. (A la amiga) Ay, mira, esta tratando de hacer caca.
Amiga: Ahhhhhhh. 

Fuente: Jeff Green – Guía de auxilio para futuros padres.

Ejercicios del piso pelvico.

Ejercicios físicos muy importantes después del parto, tienen como meta contrarrestar la siguiente situación:

ELLA: Últimamente siento tu “órgano” pequeño.
TU: Hmpfff.. Bueno, ahora juega en una catedral, cariño.
ELLA: ¿Estamos irritables?
TU: Solamente un poco cansado. Lo lamento.
Fuente: Jeff Green y su “Guía de auxilio para futuros padres”